sábado, 25 de octubre de 2014

Los probióticos contrarrestan las consecuencias negativas del uso de antibióticos.

Uno de los efectos secundarios mas comunes al utilizar antibióticos es la Diarrea Asociada al uso de Antibióticos afectando a un 30% de los pacientes, los síntomas pueden variar de leves a graves en el caso de infecciones por Clostridium difficile.  Los probióticos juegan un papel crucial en la microecología intestinal durante o después del tratamiento con antibióticos inhibiendo la adhesión de patógenos, protegiendo la mucosa intestinal, mejorando la respuesta inmune, etcétera. 

Se recomienda consumirlos en medio de los intervalos de toma del antibiótico para evitar la perdida cuantitativa a nivel intestinal. 

http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1151505

jueves, 23 de octubre de 2014

"El estado de ánimo no se refleja solo en nuestro rostro, sino también en nuestra postura corporal general. Mas este efecto funciona también a la inversa. Según han hallado investigadores dirigidos por Nikolaus Troje, de la Universidad Queen, quienes andan arrastrando los pies son más propensos a tener recuerdos y pensamientos de contenido negativo que quienes caminan con un estilo alegre. El lenguaje corporal y las emociones se influyen mutuamente, afirman los autores".

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/los-andares-afectan-al-nimo-12517?utm_source=rrss&utm_medium=fb&utm_campaign=fb


miércoles, 10 de septiembre de 2014

ESTRÉS Y REPERCUSIÓN EN LA SALUD: SISTEMA INMUNE


 El estrés repercute en el Sistema Endocrino, Sistema Nervioso y Sistema Inmune (SI) de diferentes maneras. Puede, por ejemplo aumentar los glucocorticoides y los andrógenos, que alteran el SI aumentando la producción de anticuerpos y aumentando o disminuyendo las células inmunes.
            Hay 2 tipos de estrés, el estrés agudo y el crónico:
  • Trayecto del estrés agudo: miedo, emociones, sentirse amenazado... Produce una alarma en el Sistema Simpático, produciendo un estímulo en la médula suprarrenal, que secreta adrenalina. La adrenalina es inmunoestimulante o inmunodepresora.
  • Trayecto del estrés crónico: pérdida de control o de la situación, inhibición de la acción, ser dominado... Se altera el eje hipotálamo-hipófisis, produciendo un estímulo en la corteza suprarrenal, que secreta cortisol. El cortisol es inmunosupresor.
            Ambos desequilibrios producen una deplección de células y una depresión del sistema inmune.

INMUNIDAD Y ESTRÉS AGUDO
            La adrenalina provoca un aumento o disminución del SI en función de varios parámetros:
  • Intensidad
  • Duración
  • Edad
  • Genética
  • Grado de obstrucción
  • Carencias
  • Tóxicos
            Cambia la proliferación de los linfocitos; la respuesta de los linfocitos Th1;  actividad citotóxica de las NK; actividad bactericida de los macrófagos; reclutamiento de leucocitos a sangre.
            Es una adaptación positiva o negativa frente a una agresión.

INMUNIDAD Y ESTRÉS CRÓNICO
            Con el cortisol predomina el Th3, que inhibe el Th1 y Th2, pero a su vez aumenta el TGF-betta (factor de crecimiento de tumores). También el cortisol provoca:
  • Inhibición de macrófagos
  • Inhibición de la presentación del antígeno
  • Inhibición de los linfocitos Th1
            En general, se produce una defensa inadaptada frente a una agresión. Hay una menor resistencia frente a las infecciones: RESISTENCIAS QUEMADAS = Síndrome general de adaptación de Selye, que es una hipotrofia del timo y los ganglios linfáticos ante un estrés mantenido: gran cantidad de estudios avalan la relación entre estrés y enfermedad, sobre todo si el estrés es negativo y no se puede actuar sobre su causa (pérdida de un familiar por ejemplo). Las enfermedades que se han relacionado son muy diversas y con etiologías totalmente diferentes, como la diabetes, hipertensión, herpes, asma, leucemia, mononucleosis, afecciones estomacales, artritis, tuberculosis, jaquecas, dolores osteomusculares, gripe, muchos cánceres, etc. En todas ellas el estrés puede ser la causa principal o la "gota que colma el vaso" al debilitar el sistema inmune ya anteriormente dañado.

            Es por esto que, ante la situación actual en la que la presencia de estrés en la sociedad es crónica y muchas veces somos incapaces de vencerlo (trabajar demasiadas horas, no encontrar trabajo, problemas familiares, sedentarismo, estrés químico como la ingesta de medicamentos, la exposición prolongada a fuentes de radiaciones electromagnéticas, etc.), es crucial tratar de disminuir el estrés para intentar mejorar el estado del Sistema Inmune en todas las personas. Sería el paso previo y fundamental en cualquier actuación ante cualquier alteración del Sistema Inmune.

            Se propone como medida terapéutica en caso de estrés agudo (con estrés agudo las personas están agitadas, nerviosas, fatigadas, se les cae el pelo y les cuesta dormir) algún suplemento rico en l-tirosina y los cofactores necesarios (vitamina B y C) para formar adrenalina, que suele agotarse en estos casos; y magnesio ya que con el cortisol alto todas las personas van a tener carencias con consecuencias clínicas: tic en un ojo, mala calidad del sueño, calambres y/o fatiga muscular, etc.

            En caso de estrés crónico, la recomendación es la misma, l-tirosina y sus cofactores, y magnesio. En el estrés crónico además, es imprescindible la óptima salud intestinal que suele estar irritado por los niveles altos de cortisol: irregularidad en las heces, dolor lumbar, gases, etc. En estos casos, el magnesio podría irritar más el intestino, por lo que conviene suplementar magnesio en forma de mineral traza (líquido: glicerofosfato de magnesio); además conviene eliminar de la dieta lácteos, trigo y otros cereales con gluten, y azúcares. Sería necesaria la práctica de actividad física aeróbicaa poder ser, una hora al día durante las horas de sol, para bajar el cortisol.

            En ambos casos, tanto en el estrés agudo como en el estrés crónico lo más importante es conseguir una buena calidad de sueño. Con la actividad física y el magnesio que ayuda a crear la hormona del sueño (melatonina) en muchos casos es suficiente. Si no fuera suficiente se podría recurrir a la ingesta de alimentos o suplementos ricos en serotonina y/o triptófano, como el plátano, la avena, o el yogur, que son los inductores naturales del sueño. Podría ayudar a conciliar el sueño infusiones de hierbas relajantes como la passiflora y otros componentes como el 5HTP que también es precursor de la serotonina y melatonina.

            Hay pocas dudas de que el sueño y el estado inmune se relacionan profundamente. Por una parte, todos los órganos del sistema inmunitario reciben profusa inervación del sistema nervioso y, por esto, cabe esperar que los cambios en los estados de actividad se reflejen en variaciones en el estado inmunitario, hechos que se han documentado extensamente. Por otra, también hay evidencias de que el estado del Sistema Inmune es capaz de modificar la cantidad y la calidad del sueño. Por ejemplo, se ha reconocido ampliamente que los procesos infecciosos bacterianos y víricos determinan incrementos en el sueño. Estos incrementos se conocen desde muy antiguo y han hecho pensar que el sueño facilita la recuperación frente a las infecciones. La creencia opuesta, que la falta de sueño favorece la aparición de procesos infecciosos, también está profundamente arraigada. Hay evidencia que correlaciona la menor incidencia de infecciones por virus, por bacterias, obesidad, ansiedad, depresión, sedentarismo y cáncer en aquellas personas que duermen más de 8 horas.


            Los síntomas de la rinitis alérgica, por ejemplo, que varían a lo largo del día, pueden estar influidos por la variación cardiaca de los factores metabólicos e inmunológicos, encontrándose generalmente una mejoría durante el sueño y un empeoramiento al despertar. La histamina, que es el causante de la rinitis alérgica y de otras muchas manifestaciones alérgicas, se libera como neurotransmisor. La acción histaminérgica modula el sueño. Es por esto que los antihistamínicos (antagonistas del receptor de la histamina H1) producen sueño. Asimismo, la destrucción de la histamina liberada por las neuronas, o la inhibición de la síntesis de la histamina, lleva a una incapacidad para mantener el estado despierto. Finalmente, los antagonistas del receptor H3 (que estimulan el lanzamiento de la histamina) aumentan la vigilia. Se ha demostrado que las células histaminérgicas se activan rápidamente al despertar, mientras que lo hacen de forma más lenta durante períodos de relajación o cansancio, y paran totalmente su actividad durante las fases de sueño REM y no-REM. Esto quiere decir, que las personas con rinitis alérgica, tienen mocos o estornudan al despertarse.

            Si el estrés, está afectando al SI y la persona sufre otras alteraciones como migrañas, dermatitis y otras afecciones de la piel, enfermedades respiratorias de repetición, y otras afecciones, son necesarias otras medidas terapeúticas para mejorar la respuesta del S.I. que está deprimido por el aumento crónico de cortisol.


La equinácea, antiinflamatoria, antioxidante, cicatrizante, antivírica, etc., entre otras sustancias o hierbas (extracto de semilla de pomelo, ajo, vitamina C, setas shi-itake), ayuda a disminuir los efectos negativos que produce tanto el estrés agudo como el crónico en el SI Además de estas ayudas, se puede seguir el planteamiento nutricional recomendado más adelante para aumentar el Sistema Inmune de tipo Th1.



Referencias:
  1. Agarwal SK, Marshall GDJ. (1998) Glucocorticoid induced type 1 type 2 cytokine alterations in humans: a model for stress-related immune disfunctions. J Interferon Cytokine Res 18:1059-1068.
  2. Burke HM, Davis MC, Otte C, et al. (2005) Depression and cortisol responses to psychological stress: a metaanalysis. Psychoneuroendrocrinology; 30: 846 – 856.
  3. Chrousos GP. (1995) The hypothalamic-pitui tary-adrenal axis and immune-media ted infl ammation. N Engl J Med 332:1351-62.
  4. Gómez-González B, Escobar A. Neuroanatomía del estrés. Rev Mex Neuroci. 2002; 3: 273-82.
  5. Mannon PJ, Fuss IJ, Mayer L, et al. (2004) Anti–Interleukin-12 Antibody for Active Crohn’s Disease. N Engl J Med ; 351: 2069-2079.
  6. Pikarsky E, Porat RM, Stein I, et al. (2004) NF-κB functions as a tumour promoter in infl ammation-associated cancer. Nature 431: 461-466.
  7. Selye H. A syndrome produced by diverse nocuous agents. Nature, 1936; 138-32.
  8. Sirera R, Sánchez PT, Camps C. (2006) Inmunología, estrés, depresión y cáncer. Psicooncologia 3: 35 – 48.

sábado, 30 de agosto de 2014

Revista argentina de endocrinología y metabolismo - Metabolismo de los hidratos de carbono en el síndrome de ovario poliquístico

Síndrome metabólico que tiene tooodo el mundo y desarrollo del síndrome de ovarios poliquísticos que ya podríamos decir que tienen la mayoría de mujeres en edad fértil!! siempre hay que mantener a raya la glucemia en sangre para evitar estas 2 pandemias y mejorar UN HUEVO la calidad de vida.



Revista argentina de endocrinología y metabolismo - Metabolismo de los hidratos de carbono en el síndrome de ovario poliquístico

Se empieza a conocer porqué la obesidad predispone al cáncer

Súper interesante: la insulina, la obesidad y los estrógenos pueden ser causantes de un cáncer. Deberíamos seguir una alimentación con alimentos de índice glucémico bajo o medio: evitar harinas, fritos, pan, azúcares, etc. Hacer deporte, ser felices....

http://www.cancer.gov/espanol/noticias/boletin/010312/page2